Los bosques andino-patagónicos como fuentes de alimento

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Eduardo H. Rapoport

Ana H. Ladio

Resumen

Se presenta información sobre la contribución potencial de los productos no maderables provenientes del bosque para la seguridad alimentaria de los países en desarrollo. Las comunidades naturales de plantas normalmente contienen 10% de especies vasculares nativas, las cuales pueden ser comestibles. Estas especies en hábitats disturbados pueden incrementarse a 20-30%. Si sólo las malezas son consideradas la relación puede alcanzar el 30-90%. Las frecuencias de individuos comestibles obtenidas del método "punta-zapato" en bosques suburbanos de Austrocedrus chilensis en Bariloche, Argentina, registradas a lo largo de transectas, varía del 15 al 66%. La probabilidad de encontrar al menos una planta comestible en muestras aleatorias de 0.25 m 2 (calculadas de n = 317 muestras) es 0.675. Esta probabilidad, calculada por hectárea, se aproxima a 1.0. En el oeste de la Patagonia el número de malezas comestibles exóticas suma más de 90 especies. La biomasa comestible promedio aprovechable en lotes vacantes de Bariloche es de 1.253 ± 392.8 kg./ha (193 muestras de 1/4 m 2 ). Se incluye una tabla conteniendo información cuantitativa sobre frecuencias de malezas comestibles, y una lista de más de 60 plantas alimenticias nativas de los bosques de la Patagonia.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Presentación de cómo citar
Rapoport, E., & Ladio, A. (1999). Los bosques andino-patagónicos como fuentes de alimento. BOSQUE, 20(2), 55-64. https://doi.org/10.4206/bosque.1999.v20n2-06
Sección
Artículos